Ayuno de 21 dias

Ayuno

 

 

 

 

 

 

 

 


 

 

 

 

 

Nuestro trabajo es de naturaleza espiritual. Somos completamente dependientes de Dios para cambiar los corazones (Ezequiel 36:26), para abrir puertas (Colosenses 4:3), y para producir crecimiento (1 Corintios 3:6-7).

Jesús nos recuerda que algunas cosas sólo se pueden lograr a través de la oración (Mateo 17:22).

Jesús nos recuerda que la comunión con él es un catalizador para un ministerio fructífero y que, aparte de él, no podemos hacer nada (Juan 15:5).

 

¿Te unirás a los próximos 21 días orando por la dirección de Dios para nuestras vidas, para nuestras iglesias, para nuestro movimiento, para nuestros campos misioneros y para nuestra visión para los próximos años? ¿tomarás tiempo para ayunar, renunciando al sustento físico a fin de ser llenado espiritualmente por Dios en preparación para el trabajo que viene? ¿Orarás expectante de que Dios nos mostrará su poder y fidelidad en este tiempo de cosecha? Creo que en la medida que todos nos unimos sometidos completamente a Dios en oración, Él nos mostrará su presencia y su poder como no lo hemos visto antes. Y el Señor hará que el evangelio avance para que más gente salga a su encuentro, le conozcan y le sigan como sus discípulos.

 

¡Señor, Señor! ¡Escúchanos, perdónanos! ¡Atiéndenos, ¡Señor, y ven a ayudarnos! ¡Por ti mismo, Dios mío, y por tu ciudad y tu pueblo, que invocan tu nombre, ¡no tardes! Daniel 9:19

PUNTOS IMPORTANTES:

El Ayuno es de 21 días. Comienza el 1/10.21 y termina el 1/31/21.

I. El ayuno se hará diariamente.  Cada día de ayuno, tiene un propósito específico, un proverbio y una confesión específicos. El ayuno, que estaremos desarrollando, es según se indica. Si usted desea hacer otro, no hay ningún problema.

 

Se recomienda, si usted padece de alguna enfermedad, consultar a su Doctor, Dietista, Nutricionista o Especialista. No nos responsabilizamos como Iglesia, si usted no sigue las recomendaciones de un Profesional de la Medicina, si usted padece de algo, favor consulte a su Doctor de Cabecera, antes de comenzar el Ayuno, si es su deseo hacerlo.

 ¿Cuáles son las instrucciones recibidas, para este Ayuno, de 21 días?

Escoja el ayuno que Dios le inspire. Pero recuerde que es un sacrificio de algo que te pesa prescindir,

 

¿Cómo comenzar este Ayuno de 21 días?

¿Cuándo fue la última vez que entró en un tiempo extendido de oración y ayuno para hacer un progreso espiritual, relacional o misional?

A lo largo de la historia del pueblo de Dios, grandes líderes buscaron a Dios para tener un encuentro fresco o una intervención divina.

  • Moisés, al buscar tener un progreso espiritual, pasó 40 días a solas con Dios sin comer ni beber hasta que recibió los diez mandamientos (Éxodo 24:38).

  • El rey David buscó un progreso personal mientras ayunaba para mantenerse humilde (Salmo 35:13).

  • Esdras estaba buscando un gran avivamiento al llamar al pueblo de Dios para ayunar y orar por protección contra sus enemigos (Esdras 8:21-23).

  • Daniel ayunaba y oraba mientras buscaba un avivamiento restaurador para el pueblo exiliado que vivía en rebelión contra su Dios (Daniel 9:3-4).

  • El apóstol Pablo ayunaba mientras reflexionaba sobre su encuentro con el resucitado Señor Jesús y lo que significaba para su vida (hechos 9:9).

  • Los líderes de la iglesia en Antioquía adoraban, oraban y ayunaban juntos mientras buscaban un avivamiento misionero para su próspera iglesia (hechos 13:1-3).

  • Nuestro Salvador, estableciendo el ejemplo supremo, entró en 40 días de ayuno antes de lanzar su ministerio público (Mateo 4:1-2)

Guía Personal Para Ayunar

El Ayuno es la más poderosa y difícil de todas las disciplinas espirituales. A través de esta práctica, el Espíritu Santo puede transformar tu vida.

 

Cuando el pueblo de Dios ayuna con una actitud de arrepentimiento, un espíritu humillado, y la motivación correcta (que es buscar el rostro de Dios y no sus bendiciones solamente), Dios oirá nuestra oración y sanará nuestras vidas, nuestra iglesia y nuestra comunidad.

 

2 Cron 7:14. 14 Si se humillare mi pueblo, sobre el cual mi nombre es invocado, y oraren, y buscaren mi rostro, y se convirtieren de sus malos caminos; entonces yo oiré desde los cielos, y perdonaré sus pecados, y sanaré su tierra.

El ayuno y la oración puede traer avivamiento, un cambio en la dirección en nuestra Nación, para el cumplimento de la Gran Comisión.

1. ¿QUÉ ES EL AYUNO?

Consiste en abstenerse voluntariamente, de ingerir alimentos en forma total o parcial, con la finalidad espiritual, física, mental y así lograr un resultado determinado y durante un tiempo definido, con el propósito de:

Buscar Su rostro: Desarrollar una comunión con Dios, con el fin de tener una relación más cercana con Él.

Pedir Su favor: Todos nosotros necesitamos el favor de Dios en todas las áreas de nuestras vidas. Necesitamos Su favor con esas cosas que necesitamos y, en este tiempo, le presentamos a Él nuestras peticiones en esas áreas.

Volverse a Dios.

  • Ayunar es el método de Dios para subyugar el alma carnal bajo la soberanía de su Espíritu.

  • Ayunar es la actitud de adoración a Dios, bajo el cual le entregamos todo lo que somos, hacemos y tenemos. Es un estilo de vida.

  • Ayunar, es la disciplina espiritual, que nos enfoca en Dios, para ser fortalecidos en nuestro interior.

 

Mateo 6:16-18.

16 Cuando ayunéis, no seáis austeros, como los hipócritas; porque ellos demudan sus rostros para mostrar a los hombres que ayunan; de cierto os digo que ya tienen su recompensa. 17 Pero tú, cuando ayunes, unge tu cabeza y lava tu rostro, 18 para no mostrar a los hombres que ayunas, sino a tu Padre que está en secreto; y tu Padre que ve en lo secreto te recompensará en público.

 

Ayunar no es:

  1.  Torcerle el brazo de Dios.

  2.  Buscar y arrebatarle cosas a Dios por la fuerza o  intentar manipularle para conseguir algo.

  3.  No ayunamos para que Dios nos ame o nos dé algo.

  4.  No ayunamos porque somos inmundicia.

  5.  No ayunamos para ser más espirituales que otros.

  6.  Hacer dieta para rebajar de peso.

 

Ayunamos no para ser salvos,

ayunamos porque ya somos salvos,

ayunamos no para que Dios nos ame,

ayunamos, porque Dios nos ama,

ayunamos porque tenemos las fuerzas de Dios,

ayunamos no para que Dios nos conteste,

ayunamos, porque sabemos que Dios siempre nos va a contestar,

 

no ayunamos para que se manifieste el Poder,

ayunamos porque sabemos, que el Poder de Dios, ya se manifestó a nuestro favor,

ayunamos porque queremos más de Él,

ayunamos porque reconocemos nuestra dependencia de Él y porque necesitamos siempre que Él nos perfeccione en todo,

ayunamos porque necesitamos someter nuestros apetitos carnales, al Espíritu Santo.

 

La intención del ayuno no es castigar al cuerpo, sino el enfocarse en Dios.

 

2. ¿PORQUE AYUNAR?

El ayuno es una disciplina espiritual presente tanto en el Antiguo como en el Nuevo Testamento.

Moisés ayunó durante dos periodos de 40 días.

Nuestro Señor Jesús ayunó 40 días e instruyó a sus discípulos a que ayunaran.

 

El ayuno y la oración puede restaurar nuestro “primer amor” por el Señor y recuperar nuestra intimidad con Dios.

El ayuno es una forma bíblica de humillarse ante la Presencia del Señor. Esdras 8:21. 21 Y publiqué ayuno allí junto al río Ahava, para afligirnos delante de nuestro Dios, para solicitar de él camino derecho para nosotros, y para nuestros niños, y para todos nuestros bienes.

El ayuno permite al Espíritu Santo revelar la verdadera condición espiritual y guiarnos al quebrantamiento, al arrepentimiento y a una vida transformada.

El Espíritu Santo vivificará la Palabra en tu corazón y su verdad se hará más relevante a tu vida. El ayuno transformará tu vida de oración y la convertirá en una experiencia más personal y llena de vida.

 

3. ¿COMO PREPARARSE ESPIRITUAL Y FÍSICAMENTE?

A. Preparación Espiritual. En preparación para este tiempo especial con Dios, es necesario examinar nuestro corazón, para detectar cualquier pecado que no haya sido confesado.

 

La Escritura establece que Dios requiere, que la gente se arrepienta, de sus pecados antes de que pueda escuchar su oración.

Salmo 66:16-20.

16 Venid, oíd todos los que teméis a Dios, Y contaré lo que ha hecho a mi alma. 17 A él clamé con mi boca, Y fue exaltado con mi lengua. 18 Si en mi corazón hubiese yo mirado a la iniquidad, El Señor no me habría escuchado. 19 Mas ciertamente me escuchó Dios; Atendió a la voz de mi súplica. 20 Bendito sea Dios, Que no echó de sí mi oración, ni de mí su misericordia.

 

Confiesa no solo los pecados obvios, sino también los pecados de omisión. Estos son algunos ejemplos de haber descuidado nuestro primer amor: Una mente carnal o mundana, egocentrismo, indiferencia espiritual, falta de disposición para compartir tu fe con otras personas, no pasar suficiente tiempo en la Palabra de Dios y en oración, una mala relación con tu cónyuge, tus hijos, tu iglesia o tu pastor.

 

Otra forma de preparación es practicar la “Liberación Espiritual”. Como la respiración física, esto implica simplemente exhalar (Expulsar) lo viciado e inhalar lo puro. Sacar de nuestra vida el pecado per medio de la confesión, e invitar al Espíritu Santo a llenarte y tomar control de tu vida. Esto te ayudará durante el ayuno, a resistir la tentación de pecar y de abandonar tu compromiso.

 

B. Preparación Física.

  • Aunque el ayuno es esencialmente una disciplina espiritual, comienza en el plano físico. No debes de ayunar, sin una debida preparación.

  • Disminuir las porciones de comida unos días antes de comenzar un ayuno le indica a nuestra mente, estómago y apetito, que debe de ajustarse a una menor cantidad.

  • Algunos nutricionistas sugieren que se coman solamente frutas y verduras, los últimos dos días, antes de comenzar el ayuno.

  • También es recomendable disminuir gradualmente la cantidad de cafeína y azúcares, unos días antes de comenzar el ayuno, para poder sobrellevar mejor el malestar inicial que puede ocurrir en la etapa inicial del ayuno, sí se acostumbra a ingerir regularmente grandes cantidades de estas sustancias.

 

4. ¿CÓMO MANEJAR TU AGENDA, MIENTRAS AYUNAS?

 

El tipo de ayuno que debes realizar depende grandemente del tipo de ocupación que tienes.

La gente con trabajos de oficina, amas de casa, y en general, la gente con trabajos que no requieren de gran desgaste físico puede ayunar por periodos de tiempo más prolongados. Si tu trabajo es muy intenso, debes de realizar solamente ayunos parciales, o limitar tu ayuno a los fines de semana.

 

Es necesario ajustar tus rutinas durante un ayuno por dos razones:

A. Físicamente. Te puedes sentir más débil de lo normal Durante los primeros días especialmente, puedes sentirte cansado e irritable. Reducir el ritmo de trabajo y ejercicio, es una buena idea para mantener tu salud y tu ánimo.

B. Espiritualmente. Debes de concentrarte en hacer un intercambio de la comida física por la comida espiritual. El ayuno no es simplemente negar al cuerpo la comida física, sino dedicar más tiempo a la oración y la meditación de la Palabra de Dios para entrar en una comunión más íntima con Dios. Si durante un ayuno malgastas tu energía, en afanarte con muchos quehaceres y descuidas tener tiempos especiales con Dios, te morirás de hambre, no solo físicamente, sino también espiritualmente. Te encontraras cada vez más frustrado y desanimado con el ayuno, en vez de bendecido y fortalecido

 

5. ¿CÓMO TRATAR CON TUS FAMILIARES Y AMIGOS. MIENTRAS AYUNAS?

  • Mucha gente no quiere hablar de su ayuno, para no caer en el pecado de los fariseos: Buscar el reconocimiento de los demás. Sin embargo, si nos aislamos del apoyo de otros creyentes, seremos más susceptibles a influencias negativas, tanto de la gente como de espíritus de tinieblas.

 

  • Necesitamos el apoyo de oración de nuestros familiares y hermanos en Cristo, para continuar, cuando somos tentados. Lo mejor, es hablar con sus familiares y decirles, lo que va a hacer, que le respeten este tiempo; pero no los obligue a ellos, sea prudente y sabio, y ellos respetaran su decisión.

  • Si tus familiares o amigos se preocupan por tu salud, asegúrales que romperás el ayuno en el momento que sientas que estas afectando tu cuerpo, o si el Señor así te lo indica.

  • Por supuesto, si tienes alguna condición física que requiera atención médica, no es conveniente ayunar más, que con la autorización de tu doctor.

 

6. ¿CÓMO HACER QUE TU EXPERIENCIA ESPIRITUAL SEA LA MEJOR QUE PUEDE SER?

 

Compromiso Sólido.

Para recibir el mejor beneficio de un ayuno, se requiere, de un compromiso sólido. El asignar un tiempo diario para estar con Dios es absolutamente crucial para crecer en intimidad con el Padre.

  • Debes seguir buscando el Rostro de Dios, aun en los tiempos, en que te sientas débil, vulnerable o irritable.

  • Lee la Palabra y ora, durante los tiempos usuales de comida.

  • Medita en Dios, cuando te despiertes, en la noche y alábalo continuamente.

  • Enfócate en tu Padre celestial y Él te dejará experimentar su Presencia.

 

Mantente Alerta.

Al entrar en este tiempo de mayor devoción espiritual, reconoce que el enemigo hará todo lo posible por distraerte de tu tiempo con Dios.

Cuando sientas que el enemigo trata de desanimarte, inmediatamente pídele a Dios que fortalezca tu determinación para enfrentar dificultades y tentaciones.

El enemigo tratará de oponerse pues sabe que el ayuno es la más poderosa de las disciplinas espirituales y que Dios está por revelarte cosas especiales cuando esperas en Su Presencia. Satanás no quiere que crezcas en tu fe, y hará todo lo posible para generar problemas en tu familia o trabajo y hacerte irritable. Haz de la oración tu escudo durante estos ataques.

Enfoque Correcto.

Mi razón principal para ayunar es por avivamiento personal, avivamiento para nuestra nación y por la Iglesia que pastoreamos, el Centro de Vida Cristiana CVC.

 

Pero orar por nuestras necesidades personales e interceder por las necesidades de otros son también razones importantes para ayunar y orar.

Presenta tus peticiones delante del Señor, orando por tus seres queridos, tus amigos, tu iglesia, tu pastor, tu comunidad, tu nación y el mundo. No te enfoques solo en orar, por tus necesidades e interceder por otros. Dedica suficiente tiempo también a adorar y alabar a Dios.

 

El verdadero ayuno espiritual, se enfoca en Dios. Concentra todo tu ser en Él, tus actitudes, tus acciones, tus motivaciones, deseos y palabras. Esto solo puede suceder si el Espíritu Santo es el centro de nuestra atención. Confiesa tus pecados a medida que Él los traiga a tu memoria y continúa enfocándote en Dios para que tus oraciones sean poderosas y eficaces.

Ten Ánimo.

Una cercanía con Dios y mayor sensibilidad espiritual son generalmente los resultados del ayuno. No te desanimes si no tienes una experiencia extraordinaria, como sucede a algunas personas. Algunos terminan su ayuno con un sentir de cercanía con Dios, como nunca lo habían experimentado; sin embargo, otros parecieran, no sentir ninguna diferencia. Para ellos, el ayuno ha sido un acto de adoración, y Dios honra ese compromiso. Tu motivación debe ser, de cualquier manera, glorificar a Dios, y no tener una experiencia emocional, o alcanzar satisfacción personal. Cuando tus motivaciones son correctas, Dios recompensará tu corazón hambriento y bendecirá tu tiempo con el de una forma especial.

 

7. ¿CÓMO MANTENER EL BALANCE NUTRICIONAL Y SALUD DE PRINCIPIO A FIN?

Debemos asegurarnos de que nuestro cuerpo obtenga los nutrientes que necesita para que se mantenga saludable durante el ayuno.

 

Durante un ayuno prolongado, son recomendables los jugos de frutas y vegetales. Los azúcares naturales, presentes en los jugos proveen energía y nos motivan a continuar el ayuno.

 

Por su alto contenido de ácido, no son recomendables los jugos de cítricos. Las mejores opciones son zanahoria, uva, apio, manzana, pepino, lechuga romana,  y col. También son recomendables los extractos de vegetales verdes, pues son desintoxicantes excelentes.

 

Los jugos de frutas son “limpiadores” y es mejor tomarlos en la mañana. Los jugos de vegetales son “restauradores” y es mejor tomarlos en la tarde. Mi mezcla favorita es manzana verde con chía, coco y avena. Otras recomendaciones son sandias, manzana, apio, lechuga romana y zanahoria (provee electrolitos para un buen funcionamiento cardiaco), y Caldo de verduras.

Tipos de ayuno

1. Normal: La Biblia enseña que es Abstenerse de comida y agua desde el amanecer al anochecer Lev.16:29, Lev. 23:32. Por lo general es solo por un día.

2. Parcial: El énfasis en este ayuno es restringir su dieta, sin dejar totalmente de comer. El Libro de Daniel nos da ejemplos de este ayuno donde solo consumían vegetales y agua Dn.1:12-15, Dan.10:3. La persona consume solamente vegetales, frutas y agua.

3. Total: En este ayuno la persona se abstiene de agua y comida o simplemente comida por un periodo extendido de tiempo. Este ayuno puede ser dañino para la salud, si extiende por más de 3 días, por lo cual es importante ser guiado por Dios en cuanto a la duración Est.4:15-16, Hch.9:9. La Biblia nos da ejemplos de ayunos que duraron más de 3 días, pero en todos ellos las personas fueron guiadas por Dios y de El recibieron habilidad para hacerlo Dt.9:9-18, Ex.34:28, Mt.4:1-11.

 

 Recomiendo el Ayuno de Daniel: 

Guías para el ayuno de Daniel.

¿Qué se puede comer?

  1. Granos: Avena, cebada.

  2. Legumbres: Frijoles pinto, chícharos (split peas), lentejas y black eye peas.

  3. Frutas: Manzanas, chabacanos, plátano, moras, melón, cerezas, arándano (cranberries), toronja, uvas, guayaba, kiwi, limón, limas, mango, nectarina, mandarina, papaya, peras, piña, ciruelas, pasas, frambuesas, fresas, sandia.

  4. Vegetales: Alcachofa, espárrago, betabel (remolacha), brócoli, col de Bruselas, col (repollo), zanahorias, coliflor, apio, chile, maíz, pepino, berenjena, ajo, jengibre, poro, acelga, lechuga, champiñón, okra, cebollas, perejil, papas, espinaca, calabaza, yam o camote (sweet potatoes), rábanos, nabo, colinabo (rutabaga),berros, calabacita (zucchini).

  5. Semillas, nueces, germinados.

  6. Líquidos: Agua purificada, agua destilada, jugos de frutas 100% natural que no contengan tanta azúcar natural, jugos de verduras.

¿Qué no comer?

Carne, arroz blanco, comida frita, cafeína, sodas, comida procesada, azúcar refinada, splenda y productos de su tipo, harina blanca y todo producto que se hace con ella (pan), margarina, mantequilla, productos con alto contenido de grasa.

photo-1517800714300-da9aafcba65c.jpg